Entorno


 

     Mojocar y pueblos cercanos.

Mojácar

Atractiva por ssituación estratégica, esta pequeña ciudad blanca ha sido refugio de múltiples civilizaciones a lo largo de la historia.

Las primeras huellas humanas las encontramos en la época Neolítica. Sucesivamente se instalaron fenicios, griegos, romanos, bárbaros y finalmente árabes, hasta su expulsión en el siglo XV. El 12 de junio de 1488 el alcalde árabe entregó la villa de Mojácar y su fortaleza a los Reyes Católicos que, a cambio, le concedieron el título de ciudad.

A lo largo del siglo XIX Mojácar crece en riqueza y habitantes. Pero a principios de 1950 la ciudad está aún mal comunicada, sin agua corriente ni electricidad. A partir de la década de los 50 y durante los 60 Mojácar empieza a abrirse al exterior gracias a que numerosos intelectuales, artistas y bohemios se instalan en el pueblo, fascinados por su atractivo. En pocos años, la ciudad se moderniza y se erige como destino turístico pero conservando su encanto de antaño.

        Pueblos Cercanos

En los alrededores de Mojácar hay una corona de pequeñas poblaciones, en la costa y en el interior, que aún conservan la esencia típica almeriense y que merecen un paseo para descubrirlas.

Carboneras

Este pequeño pueblo pesquero se extiende a los pies de Sierra Cabrera, en la frontera oriental del parque Natural Cabo de Gata-Níjar. La población se organiza alrededor del Castillo de San Andrés, fortificación del siglo XVI. Carboneras preserva el encanto de pueblo típicamente mediterráneo y dispone de esplendidas playas ideales para el descanso o para largos paseos. Le recomendamos, por ejemplo, un paseo desde los Algarrobicos hasta Mesa Roldán.

El Sopalmo

Bordeando el mar desde Carboneras, dirección Mojácar, El Sopalmo aparece ante el viajero como una de las vistas más espectaculares de la costa almeriense. Durante el siglo XIX en este lugar se explotaban minas de hierro extraído de Sierra Cabrera. El mineral se trasladaba a Playa Macenas donde se cargaba en barcos destinados a su exportación. Actualmente, sus playas vírgenes, sus montañas y sus paisajes desérticos le han dado gran reputación entre sus visitantes.

Garrucha

Antaño típico pueblo marinero, hoy en día es un animado centro turístico, entre otros, por sus hermosas playas con bandera azul y la variedad de servicios que ofrece, incluyendo un puerto deportivo. El Monumento al pescador, en el Paseo Marítimo, es un homenaje a los pescadores que fundaron Garrucha.

Antas

Situado un poco más al interior, este pueblo alberga El Argasuno de los yacimientos arqueológicos más relevantes de la provincia, con piezas de la Edad del Bronce peninsular. Se conservan los restos del poblado fortificado, donde se observa un incipiente urbanismo. Los interesados por la cultura prehistórica no se pueden perder esta visita.

Vera
 

Esta población dispone de un rico patrimonio histórico, con monumentos como la Iglesia-fortaleza de Nuestra Señora de la Encarnación, la Ermita de la Virgen de las Huertas y la Plaza Mayor, corazón de la ciudad. En el Ayuntamiento se encuentra uno de los mejores archivos  históricos de Andalucía y el Museo Etnográfico y Arqueológico. Además, Vera dispone de 6 Km. de playas, muchas de ellas naturistas.


 












Contacte con nosotros


 

Aviso Legal